single-image

Existe una máscara que puedes aplicarte aunque tengas dermatitis de contacto

¿Alguna vez has sentido picor, enrojecimiento o quemazón tras aplicarte un producto cosmético? Probablemente sea una manifestación de la dermatitis de contacto. Este tipo de alergia afecta alrededor del 27% de la población europea. Y ¡sorpresa! Uno de sus desencadenantes más frecuentes integra la lista de ingredientes de las máscaras de pestañas.

«La dermatitis de contacto es una erupción cutánea rojiza que produce picazón y aparece por contacto directo con una sustancia o por una reacción alérgica a esta», indican desde la Clínica Mayo. Y sí, como decíamos, los productos de maquillaje y cosméticos son, en muchos casos, los responsables de su aparición.

El sello anti-alergias

Pongamos por ejemplo en níquel. Este metal es uno de los principales responsables de la dermatitis atópica. Se utiliza en bisutería, pero algunos de sus oligoelementos son necesarios para darle el color negro a la máscara de pestañas (aunque el uso del níquel puro está prohibido en la Unión Europea). Por lo que quienes reaccionan ante estos componentes, tienen difícil el momento del maquillaje.

Sin embargo, al igual que hay certificaciones ecológicas o cruelty free, desde 2015 también existe una que garantiza el mínimo riesgo de alergias. «Cuando eliges productos con la etiqueta Allergy Certified puedes estar seguro de que nuestros toxicólogos han analizado todos los ingredientes y realizado una evaluación de riesgos», comentan desde la organización fundada en Copenhague.

Maquillaje certificado

Nilens Jord es una de las marcas certificadas con esta etiqueta. Para conseguirla han desprovisto sus cosméticos de cualquier elementos accesorio. Entre ellos los perfumes, aceites esenciales, disruptores endocrinos sospechosos y una lista negra que suma hasta 150 sustancias. «Los aceites esenciales son básicamente perfumes y son ingredientes que no permitimos en nuestras formulaciones», comparte Anna Larsson, gerente científica y reguladora de la firma. Por el momento, es la única marca de maquillaje con este distintivo.

Black Volume Mascara, de Nilens Jord (17,31 €)

«Todas nuestras máscaras de pestañas están formuladas con ingredientes que las cuidan y no contienen tóxicos, perfectas para quienes tienen intolerancias o problemas en los ojos», dice Larsson. De hecho, el contenido de níquel es tan pequeño que el riesgo de alergia es prácticamente inexistente, incluso para personas que la sufren. «La concentración es tan baja que la incidencia de reacciones es imposible», matizan desde su site.

Otro de los productos más valorados de la firma por quienes padecen este tipo de dermatitis es su fondo de maquillaje. «Second Skin Foundation es uno de los productos más considerados de la línea, básicamente por su complejo multivitamínico que refuerza la barrera natural de la piel», añade Larsson.

Second Skin Serum Foundation, de Nilens Jord (38,25 €)

En cualquier caso, ante la aparición de dermatitis el primer paso debe ser consultar con un especialista. Tras tener evidencias del elemento que desencadena la alergia, se puede consultar el listado de Allergy Certified. En él se exponen todos los ingredientes de los que están libres las marcas con su sello.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like