single-image

¿Has probado maridar la comida con infusiones?

La gastronomía saludable y un número en aumento de personas que no quieren nublar su comida con el alcohol hace que el maridaje ya no sea un territorio reservado al vino. Culturalmente estos caldos están asociados a ciertos alimentos, pero te sorprenderá saber que un queso curado funciona también en armonía perfecta con un té rojo. Ahora la mesa también se marida con infusiones.

Del reserva a la tetera

Es una práctica visible desde hace un par de años en grandes capitales como Londres, motivada por la prohibición de las grandes empresas a tomar alcohol durante las comidas de negocios. De ahí que muchos restaurantes de la city, como el estrella Michelín Club Gascon, buscasen alternativas más enriquecedoras que el agua y ofreciesen una propuesta herbal para acompañar sus platos.

«La tendencia es a que cada vez más restaurantes utilizan infusiones para acompañar. La potencia aromática que tienen algunas infusiones realzan el sabor de algunos alimentos», comenta Herminio García Corral, director de desarrollo de negocio de La Tetera Azul.

Se trata de un hábito común en Asia, instalado desde hace centurias por las propiedades que aporta esta bebida. «Comer con una bebida caliente adecuada, puede ayudar a hacer mejor la digestión», indica García Corral. La diferencia es que la corriente actual busca una infusión diferente para cada plato.

El nuevo maridaje

Hemos pedido consejo experto a La Tetera Roja que hace unos meses lanzó Click, una línea de tés para maridar con quesos. El resultado ha sido una guía básica del maridaje con infusiones. Estas son sus propuestas.

Tés verdes y blancos

Suelen dar una infusión de color claro y aroma delicado. Un sabor vegetal refinado. Tienen notas herbáceas y marinas. Algunos aportan matices florales suaves, a frutos secos, melosos… estableciendo una armonía ideal con verduras cocidas, pescados blancos no demasiado elaborados y frutas.

En cuanto a los tiempos de preparación para los blancos suele ser de de 1,5 a 3 minutos a una temperatura de 60-80º. Los verdes necesitan de 2 a 3 minutos a una temperatura de 70-80º.

Té Oolong

También conocido como Té Azul, es el más indicado para tempuras y cubiertas crujientes. También para quesos suaves sin complicación aromática. Dependiendo del grado de oxidación aportan notas herbáceas, florales, sabores amaderados y un poco dulces. Es muy fino y tiene un extraordinario bouqué.

La preparación de estos tés suele ser de 2 a 5 minutos a una temperatura de 80ª 90º (dependiendo del grado de oxidación , utilizando mayor temperatura cuanto más oxidado esté).

Té negro

Funciona con comidas saladas y más picantes. La variedad Lapsang souchong, ahumada naturalmente, es muy buena para acompañar las carnes y embutidos o pescados ahumados. Además, el té negro clásico se recomienda combinarlo con postres que contengan chocolate.

En su preparacón necesitan de 3 a 5 minutos a una temperatura de 95º.

Pu Erh (té rojo)

Maridan a la perfección con hongos, con carnes rojas y cordero. También con algunos quesos curados ahumados tipo Idiazabal. Se trata de tés fermentados. Después de la fermentación se someten a un proceso de maduración y envejecimiento que les confiere una complejidad aromática única.

Presentan un sabor complejo y bien estructurado y con notas yodadas, terrosas, cueros animales… Se infusionan durante 4 ó 5 minutos y se degustan tan religiosamente como se haría con un gran borgoña.

Otras alternativas

Peroel maridaje no se limita al té. «Tenemos que recordar que el té es una sola planta y que la diferencia que hay entre los diferentes tipos es su procesamiento. Sin embargo, existe una amplia variedad de plantas con las se puede maridar», señala García Corral.

Según la temporada, aparecen también alternativas templadas o frías. «Dependiendo de lo que se quiera conseguir con estos maridajes las infusiones se pueden tomar a una temperatura intermedia o completamente frío», añade.

La recomendación si se toma frío es añadir más cantidad de infusión, ya el descenso de temperatura provoca una disminución en la intensidad de aromas y sabores.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like