single-image

Psicodermatología o cómo lo que sientes se refleja en tu piel

¿Cuántas veces te ha sido imposible detener el rubor en una situación comprometida? Y seguro que también has experimentado el efecto glow en alguna etapa del enamoramiento. Y puede que incluso el acné haya visitado tu piel ante una situación de estrés. Es lo que se conoce como psicodermatología. «La piel es el espejo del alma y por tanto lo anímico o mental se ve directamente reflejado sobre ella», asegura Servando Eugenio Marrón, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Servando es Dermatólogo e Investigador Principal del Grupo Aragonés de Investigación en Psicodermatología y con él hemos hablado exactamente de esto. De cómo la piel y el sistema nervioso están enlazados de manera íntima. Un vínculo que dependiendo de cómo se gestionen las emociones puede tener consecuencias más o menos deseables. Por eso, el especialista nos da también las claves para optimizar esta relación y expresar la versión más positiva de la dermis.

¿El estado anímico o mental se refleja de forma directa en la piel? ¿A qué se debe?

El hecho por el que todo lo de la piel se traduce rápidamente en el sistema nervioso y viceversa es debido al origen embrionario común de ambos. Los dos derivan de una estructura embrionaria que se llama ectodermo. En este sentido deberíamos entender a piel y sistema nervioso central como dos hermanos que, naciendo de iguales padres, se van a vivir a distintas ciudades y se visitan para las fiestas y se mandan cartas y hablan por teléfono constantemente.

Entonces, ¿ambos sistemas influyen de forma indistinta sobre el otro?

La relación entre el estado anímico y el de la piel es bidireccional, de forma que la propia enfermedad dermatológica puede ser causante de la alteración del estado de animo o mental y al contrario.

Si quisiéramos conformar un estereotipo de piel saludable, deberíamos decir que el individuo debería promocionar estados de animo positivos en su vida, tales como la calma, paciencia, empatía con los otros.

En caso de que sentimientos negativos nos intenten invadir hay que intentar desecharlos lo más rápidamente posible. Si conseguimos estas dos cosas estaremos en equilibrio y nuestra piel lo expresara positivamente al exterior.

En investigaciones realizadas por nuestro Grupo Investigador hemos observado que 1 de cada 3 pacientes de primera visita si se le evalúa, presenta sintomatología ansiosa y/o depresiva.

¿El sistema inmune también está relacionado en esta conexión entre la piel y el cerebro? 

Sí esta relacionado. Existen estudios que sugieren que el estrés puede alterar el sistema inmunitario, dando lugar a infecciones, tumores o enfermedades auto inmunitarias, debidos a inhibición de la respuesta inmunitaria.

Es interesante tener también en cuenta, que durante los estados de estrés se produce una liberación de neurotransmisores y hormonas que tienen relación y acción sobre las células inmunitarias. Por ejemplo, los corticoides inhiben un número importante de citoquinas proinflamatorias.

¿Qué repercusión tiene el estado de ánimo sobre la piel? 

En términos coloquiales podemos asegurar que tal como se siente una persona así se proyecta a los demás a través de su piel. Si se siente alegre y confiado su piel estará radiante, hidratada, tersa, etc. Si se siente decaído, desanimado, su piel se presentará, con arrugas, poco brillo, deshidratada y con aspecto de mala calidad.

La piel va a traslucir el estado de animo a los demás por medio de sutiles modificaciones, que el ojo entrenado puede detectar fácilmente.

Los diversos estados de animo de la persona pueden también afectar a otros órganos y sistemas del organismo, por ejemplo, al sistema circulatorio, nervioso, … De esta manera, un paciente animado tendrá sus vasos cutáneos dilatados y por tanto una coloración sonrosada de su piel, mientras que el decaído tendrá contracción de sus vasos cutáneos y un color menos sonrosado y por tanto con apariencia de peor salud.

 

¿Cuáles son las consecuencias más comunes ante estados de ánimo negativos?

Un paciente animado tendrá una mayor tensión cutánea que minimizara en número y profundidad de arrugas o surcos cutáneos, frente al decaído que maximizara la flacidez de su tejido cutáneo con presencia de mayores arrugas o surcos que denotaran una apariencia menos sana.

Enfermedades como el acné, la sudoración o la perdida de cabello se verán agravados por estados de ansiedad o depresión.

Ante situaciones que nos irriten o nos disgusten, aparecerá enrojecimiento cutáneo al dilatarse los vasos cutáneos, caída de cabello, o incluso dolores de cabeza. Es posible también que como consecuencia de la intensa dilatación de los vasos el paciente sienta picor durante el tiempo que este irritado o disgustado, pudiendo producir otro tipo de patologías cutáneas si se mantiene.

Y ¿en quienes tienen un ánimo optimista?

En contraposición a lo anterior podemos hablar de cuando el paciente se sienta feliz, entonces nuestro cerebro libera hormonas, (dopamina, endorfina y serotonina), las que promocionan importantes beneficios para nuestra piel debidas a su acción directa.

En esta situación de felicidad lo bienestar la piel se presenta más joven, el paciente duerme mejor, con lo que la piel se regenera mejor y se ve más viva e hidratada.

Estas hormonas libres en el torrente sanguíneo cuando estamos felices promocionan que le sistema inmune trabaje en mejores condiciones y es más difícil padecer enfermedades cutáneas, tales como eccemas, psoriasis, etc.

¿Es el estrés uno de los estados que más rápida respuesta tienen sobre la piel? 

Sí, el estrés produce una respuesta casi inmediata en muchas de las patologías cutáneas liberando sustancias que producirán los efectos negativos, presencia de picor, inflamación, ardor, etc. El estrés agudo, es fisiológico nos permite hacer frente a situaciones de peligro, teniéndonos en alerta y por tanto es bueno, no obstante, puede si se mantiene en el tiempo hacerse crónico, haciéndose patológico, produciendo en el individuo agotamiento mental.

A nivel cutáneo pueden marcarse las líneas de expresión y aparecer mayor número de arrugas y promocionar aparición, empeoramiento y mantenimiento de diversas enfermedades cutáneas.

Además, puede hacer que la piel pierda su brillo natural presente cuando estamos relajados. Se puede incrementar la producción grasa y incrementar la presencia de lesiones de acné, eccema seborreico, perdida de pelo, etc.

Entre las patologías más referidas con influencia negativa del estrés y mala percepción de calidad de vida están entre otras, la psoriasis, la hidradenitis supurativa, la dermatitis atópica y el acné entre otras.

¿Qué hábitos de vida pueden mejorar la relación entre el sistema nervioso y la piel?

Los hábitos de vida saludable generales pueden promocionar una mejor relación entre piel y mente.

  1. La alimentación equilibrada, la famosa dieta mediterránea promocionara el equilibrio entre ambos.
  2.  La ingesta de algunos alimentos concretos puede tener propiedades beneficiosas para el funcionamiento del sistema nervioso, tales como la levadura de cerveza, la avena, el polen, el magnesio, la luz solar, el baño o ducha de contraste de temperaturas, etc.
  3. Dormir bien, los suplementos de biotina, vitamina B12, zinc, acido fólico o hierro en determinadas patologías de la piel pueden ser muy beneficiosas
  4. Asimismo, el pensamiento positivo e intentar minimizar las situaciones desagradables o estresantes ayudara a mejorar el equilibrio mente – cuerpo.
  5. El aprendizaje y practica de técnicas de relajación, practica de mindfulness puede ser útil también.
  6. El ejercicio moderado, adecuado a la edad de cada uno será muy interesante para equilibrar cuerpo u mente.
  7. La eliminación de hábitos tóxicos, fumar, beber o el uso de sustancias psicoactivas lo favorecerá también.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like