single-image

Yoga para embarazadas, ¿conoces sus beneficios?

Nadie dijo que el embarazo fuese fácil. Tampoco que la felicidad sea la emoción predominante durante todo el proceso. Es un periodo de sentimientos encontrados. Además del vaivén anímico que provocan los cambios hormonales, aparece el cansancio asociado a la creación una vida. También surgen otras cargas relacionadas con el miedo ante lo desconocido, las expectativas y lo que los demás esperan de la futura madre. El yoga para embarazadas es una herramienta imprescindible para lidiar con estos aspectos y salir reforzada del proceso.

«El yoga no garantiza que el parto será fácil, ni que sentirás menos dolor en las contracciones o que el acceso a la maternidad será más sencillo. Pero sí te dará la fuerza y la energía que necesitas. Te ayudará a tomar consciencia de cuáles son tus propios recursos», comparte la matrona Isabel Coca que ha publicado el libro Yoga y Gestación (Kairós, 2019), un manual imprescindible para gestantes.

 

Hablamos sobre yoga, gestación y parto con Isabel Coca

 

¿Cuáles son los beneficios de la práctica del yoga durante el embarazo? 

El yoga mejora el estado general frente a los cambios del cuerpo. Asimismo, aporta recursos como el control de la respiración para calmar la mente. Te enseña a respetarte, a alimentarte sin excesos, a cuidarte y a encontrar la armonía entre el cuerpo y la mente. Te ayuda a enfrentarte al dolor durante el parto desde la calma y con la serenidad que te aporta el conocimiento. 

¿Cómo ayuda el pranayama o respiración consciente a afrontar las emociones en este periodo?

Las emociones contenidas, no expresadas, generan determinados bloqueos en la mente. Si el diafragma se tensa de forma continua debido a ellas, notaremos molestias musculares y alteraciones en el ritmo respiratorio.

Por ello, practicar pranayama contribuye a liberar el miedo, la angustia y la tristeza.

Asimismo incrementa la oxigenación de la sangre asegurando una buena circulación y aumentando los niveles de energía. Liberar emociones te ayudará a relajar la musculatura y el diafragma, dando más espacio a la respiración y al bebé. Tonificarás el sistema nervioso central y ello te aportará calma y claridad mental.

¿Cuáles son los miedos y resistencias que has observado en las futuras mamás? 

El miedo al dolor y a no ser capaz de hacerle frente. También a lo desconocido, muy condicionado por el saber popular. Hay otros temores relacionados con los cambios que conlleva un nacimiento, la capacidad de educar, la responsabilidad que comporta la maternidad, la pérdida de libertad… En las últimas décadas, se han añadido nuevos desasosiegos con motivo, por ejemplo, de los embarazos tardíos. Esta nueva situación hace que las futuras mamás padezcan mucho sufrimiento y no sean capaces de canalizarlo. 

¿Qué importancia tiene el cuidado del suelo pélvico durante y después del parto? 

Los esfínteres del suelo pélvico están sometidos durante el embarazo a la presión y peso delútero y también a la elongación debido a los cambios hormonales. Es importante reconocer esta parte del cuerpo y saber en que condiciones están al inicio de la gestación, ello ayudará a protegerlo y cuidarlo. Identificar los músculos del suelo pélvico también es de gran ayuda para reconocer el canal del parto en el expulsivo. 

La forma de atender los partos en el hospital ¿está mejorando? 

En los últimos años ha cambiado considerablemente a mejor, en la mayoría de los hospitales públicos son partos respetados y existe un plan previo para conocer los deseos de la mujer durante el alumbramiento.

La participación de la pareja en todo el proceso ayuda psicológicamente a la mujer, pero también hace crecer como persona al futuro padre.

Actualmente las matronas y profesionales, que a lo largo de los años hemos luchado para cambiar este momento tan importante, podemos decir que casi lo hemos conseguido. 

¿Cómo describirías el parto ideal? 

El parto ideal sería un parto normal, el que se produce de forma fisiológica, sin interferencias ni desviaciones de la normalidad, en el que la madre y el hijo están en perfecto estado. Puede conllevar el uso de anestesia epidural, si es lo que ella la necesita para disfrutar del momento del nacimiento de su bebé. 

¿Buscas shala?

Estos son algunos centros en los que puedes practicar yoga durante el embarazo y más allá.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like