Now Reading
Belleza consciente

Belleza consciente

Olvidarse del resultado y entender el proceso. Esta es una de las reglas sobre las que trabaja la belleza consciente. Una forma de cuidarse que está más orientada al bienestar global que al impacto visual, pero sin olvidar este último. No obstante, recupera uno de los mantras más reiterados en manifestaciones de la cultura popular: La belleza está en el interior, ya que si el balance interno no existe, es difícil conseguir un efecto exterior equilibrado, bello y duradero.

«Trabajar desde dentro hacia fuera», nos revela Alba Rabasco, terapeuta especializada en belleza consciente y que nos ha explicado de qué trata exactamente y ha compartido las pautas para llevar esta filosofía a la rutina diaria y conseguir que vernos bien no sea una lucha contra el espejo ni el reloj.

 

 

¿Cómo definirías la belleza consciente?

Para mí la belleza consciente es un concepto que va más allá de la física, creo que es importante trabajar desde dentro hacia fuera, haciendo un trabajo consciente para conectar verdaderamente con las necesidades de nuestra piel y así ver el resultado a nivel exterior. Entrenar la escucha, la observación, la aceptación y el amor hacia todo lo que somos.

¿Cuáles son las principales diferencias con la forma tradicional de entender la belleza?

Hasta hace un tiempo siempre la había trabajado desde un enfoque más estético, buscando la corrección, y los resultados rápidos. El objetivo de la belleza tradicional trabaja más el exterior,

 

querer solucionar estéticamente lo que no nos gusta, sin pararnos a observar cual es la causa de nuestros desequilibrios.

 

Creo que la diferencia clara, la belleza consciente se entiende a un nivel holístico, no se trata como algo simplemente estético. Busca conectar con la propia belleza interior y con la atención plena a nuestras necesidades.

 

¿Desde qué áreas necesitamos trabajar nuestro cuerpo?

Es muy importante el estilo de vida y, de nuevo, como conectamos con nuestro interior: Qué queremos conseguir y que es aquello que rechazamos y por qué. Para mí la base fundamental es el aquí y el ahora, por ello llamarlo belleza consciente. La buena alimentación es esencial, también el descanso, alejar el estrés, el tabaco y el alcohol de nuestra vida; y, por supuesto, incorporar el mimo y el cariño.

¿Cómo afectan nuestras emociones a la belleza?

Nos afectan y mucho, y en muchas ocasiones no es inmediatamente, pero la piel tiene memoria, para lo bueno y lo malo. Es un órgano muy inteligente que manda información directamente al cerebro por las terminaciones nerviosas, al igual que también la envía del interior al exterior. Nuestro interior tanto físico como emocional manda información, por ello es importante la observación desde el amor y la comprensión.

 

Cuando sufrimos estrés, nuestra piel suele irritarse, secarse y sufrir diversas alteraciones.

 

Cuando estamos tristes, nuestra piel se apaga, cuando estamos felices y contentos nuestra piel luce y brilla. De ahí, que sea el espejo del alma.

 

¿De qué forma se trabajan desde la belleza consciente?

Desde la atención plena sin obsesionarnos, simplemente siendo conscientes de cómo repercuten nuestras emociones, desde la comprensión y la paciencia también.

 

No renunciar las señales que nos manda nuestra piel. Siempre nos tiene algo que decir.

 

Cuando sentimos un bloqueo, está bien que nos observemos, porque a veces no nos permitirnos escucharnos. Por ello, dedicarnos ese momento diariamente de autocuidado nos ayuda a mejorar por dentro, y tiene como efecto evidente un resultado exterior. Cuando gozamos de un estado de calma, paz y plenitud, lo reflejamos.

Si tuvieses que definir tres reglas imprescindibles de la belleza consciente, ¿cuáles serían?

Dedicarnos tiempo para cuidar y atender nuestra piel conscientemente, tener en cuenta nuestras emociones y ocuparse sin preocuparse (responsabilizarnos sin caer en el castigo y la exigencia).

 

La sostenibilidad, ¿también tiene cabida dentro de esta filosofía?

Por supuesto, de hecho para mi va unido, cuando quieres cuidarte conscientemente, se amplía ese cuidado hacia el exterior, queriendo cuidar también la madre naturaleza. Evitar los tóxicos para tu piel y evitarlos para el planeta. ¡Claro que es posible!

 

¿Cómo se afronta entonces el consumo de productos de belleza?

Este camino también va relacionado la compra consciente, lo cual quiere decir, tener los productos excelentes y necesarios, sin acumulación de producto, en mi camino apuesto por el minimalismo pero dando prioridad a los básicos que alimentan mi piel.

See Also

 

¿Eres defensora de los cosméticos DIY?

Sí claro, siempre y cuando sepamos qué necesidades tiene nuestra piel. No vale cualquier receta para una crema, es mejor saber nuestras necesidades.

 

¿Podrías darnos una receta sencilla y efectiva en la rutina de belleza?

Soy muy fan de los sueros de aceites vegetales con aceites esenciales. Un suero para una piel madura para utilizar de noche, por ejemplo:

Una combinación de aceite de rosa de mosqueta, de semilla de uva y de sésamo (nutritivos, regeneradores, estimulantes de la elastina y el colágeno y con alto contenido en vitamina E). Añadir 4-5 gotas de aceite esencial de geranio, azahar y jazmín. (cicatrizantes, regeneradores y tonificantes).

 

¿Cómo sería la rutina de belleza consciente diaria?

Imprescindible tomarnos 15 minutos para nuestro cuidado, cuando eres consciente de la importancia de este momento, los resultados son exteriores e interiores. Lo ideal es desmaquillar la piel y luego limpiarla con un bálsamo a través de un masaje estimulante para mejorar la nutrición celular. Al retirarlo, aplicar un hidrolato que mantenga la hidratación de nuestra piel y, por último, utilizar nuestro serum/suero/crema. Es necesario saber qué necesitamos, a poder ser que nos valore un profesional, que busque lo mejor para la piel.

 

¿Qué importancia tienen en ella los masajes?

Toda la del mundo. De hecho como terapeuta de belleza siento que el poder de las manos es inmenso, utilizo muy buen producto en mi cabina, pero sin dudarlo

 

es el masaje lo que potencia los resultados.

Cuando decidí transportar mi conocimiento a los demás a través de redes y ahora también a través de mis talleres, tenía claro que lo que más tenía que aportar es el beneficio del automasaje, esa conexión con nuestro propio tacto, con nuestras propias manos.

Ahí se produce la magia, pero tiene su explicación física también: al masajear, estimulamos el sistema circulatorio, el linfático y el nervioso. Mejoramos el tono muscular, se produce la renovación celular propia de la piel, al mejorar el torrente sanguíneo hacemos que las células se nutran, mejorando el tejido, se potencia la luminosidad y por supuesto es la mejor manera de recibir nuestro propio cariño.

El próximo tres de febrero, Alba ofrece un taller de belleza consciente. Si quieres más info, puedes seguir a Alba a través de @arbeauty_therapist

Imágenes: Cris Trung en Unsplash,

View Comments (3)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


 

VIVIR MEJOR ES POSIBLE

Scroll To Top