Now Reading
Cómo veganizar el armario

Cómo veganizar el armario

https://www.instagram.com/p/BpptsDmAaor/?utm_source=ig_web_copy_linkhttps://www.instagram.com/p/Bsq2YJfgChT/?utm_source=ig_web_copy_link

En 2018, la actriz Rooney Mara lanzaba su propia firma de moda vegana. Según cuenta la intérprete, uno de los motivos que la movieron crear Hiraeth, de perfil contemporáneo y corte exquisito, fue encontrar piezas alternativas al cuero pero de calidad.

La crueldad con los animales está tocando a la moda, o mejor dicho, al consumidor que se resiste a adquirir prendas que hayan supuesto un tormento para los seres vivos. Algo que lleva promoviendo Stella McCartney desde 2001.

Este ha sido también el motivo que ha llevado a H&M, Zara, Topshop y Gap a dejar de fabricar prendas con mohair, tras la publicación de un video de PETA sobre el sufrimiento al que se someten las cabras de angora para ser esquiladas.

Tejidos «crueles»

Además del mohahir, los procesos por los que se obtienen la seda, el cashmere, la lana, las plumas o la piel implican también técnicas cuestionables o la muerte del animal.

“La mayoría de la lana que se comercializa en el mundo viene de Australia. Allí millones de ovejas al año se someten a una técnica llamada mulesing. Se realiza con tijeras similares a las de jardinería y se utilizan para cortar pedazos de piel del animal vivo del tamaño de un plato”, indican desde PETA.

 

Hasta aquí, la parte negativa. La buena noticia es la amplia variedad de alternativas y para todos los bolsillos, que ver con el mundo animal. Pero si te quedan dudas sobre qué materiales implica sufrimiento y cuáles son las fibras veganas que puedes encontrar, la organización de defensa de los animales cuenta con un listado de buenas prácticas para quienes quieren vestir cruelty free.

Los básicos

Zara se ha unido a la cruzada sostenible para veganizar el guardarropa. La cadena ha lanzado una línea de piezas con materiales a los que se les da una nueva vida. En ellas se utiliza poliéster reciclado, una fibra producida a partir de botellas de plástico recicladas, en cuya fabricación se ha consumido menos agua, menos energía y menos recursos naturales.

A nivel práctico, lo primero en lo que tendrás que fijar la atención (además de en el precio), será en la composición de la prenda. En la ropa suele estar cosida en su interior en la parte inferior y los zapatos cuentan con esta información impresa dentro, cerca del tacón o bajo la lengüeta.

En todo lo relacionado con el punto, los tejidos a evitar son la lana, angora, cashmere, pelo de camello, mohair, seda y alpaca. Las alternativas veganas pasan por fibras como el poliéster y pet (existen versiones recicladas), algodón, bambú, lino y el cáñamo. Las camisas suelen ser veganas, excepto las de seda.

La seda proviene de la envoltura que tejen los gusanos para hacer sus capullos. Para obtenerla son sometidos a vapor o gaseados vivos.

La piel y el ante es lo más común en zapatos y bolsos, pero ya existen alternativas sintéticas a ella o incluso biofabricada. También se obtiene piel de piña, papel, hongos, y corcho.

Veganizar el guardarropa es posible, simplemente debes tener activada la conciencia cada vez que vayas a hacer una nueva compra, porque todo lo que conlleve tejidos animales implica sufrimiento.

Imágenes: @hiraeth.collective, @stellamccartney, Zara.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


 

VIVIR MEJOR ES POSIBLE

Scroll To Top