Now Reading
¿Qué pueden hacer las cenizas por tu belleza?

¿Qué pueden hacer las cenizas por tu belleza?

Como la cúrcuma o el CBD, las cenizas de carbón es uno de los ingredientes favoritos del wellness. Funciona como una esponja a la que se adhieren los químicos que queremos fuera de nuestro cuerpo. Su hype fue tal que se han utilizado como promesa acabar con la resaca, en curas detox, helados, lattes e incluso pizzas. Aunque su uso en nutrición es cuestionable (ya que su poder de acción se mantiene apenas una hora, en una cantidad debería ser suficiente), se trata de un activo muy popular en cosmética. Te contamos qué pueden hacer las cenizas por tu belleza y bienestar.

 

De urgencias al wellness

Mucho antes de que el boom por este oro negro saltase a las estantería de belleza, la versión activada del carbón se utilizaba en urgencias. Sin embargo, su eficacia es muy limitada. La American Academy of Clinical Toxicology incide en que no se debe utilizar de forma rutinaria en pacientes intoxicados, solo para algunos tipos y solo si puede administrarse, como máximo, una hora después de la indigestión.

Esto hizo que muchas marcas utilizaran el carbón como recurso wellness y promesa detoxificante en todo tipo de productos desde lattes, hasta pizzas. Sin embargo, su eficacia en ellos es cuestionable, ya que su uso podría ser contraproducente. Algunos estudios han relacionado su ingesta con vómitos y diarrea en un 20% de los casos. Por otro lado, si el porcentaje de este activo no es suficiente, tampoco se obtiene beneficio alguno.

Uso tópico

Es probable que aplicado de forma externa el carbón pueda ayudar a eliminar impurezas y equilibrar la piel. Como el organismo no está preparado para absorberlo, su uso tópico es seguro. Aunque no hay evidencia científica que apoye o desmienta sus cualidades, su uso cosmético no es algo nuevo. Desde la Asociación Española de Dermatología y Venereología, no cuentan con información al respecto. Existen evidencias de la aplicación de cenizas vegetales para fabricar masas jabonosas en la cultura babilónica, egipcia, fenicia, griega o romana.

En teoría, la capacidad del carbón para atrapar todo lo que encuentra a su paso, lo convierte en un elemento interesante para purificar la dermis.

La base está en la adsorción

Sí, has leído bien. La adsorción un proceso diferente a la absorción (donde los elementos se mezclan). En este caso, se adhieren y retienen sobre la superficie.

“La adsorción, se define como el fenómeno por el que una sustancia en estado líquido o gaseoso a la que se llama adsorbato, se adhiere a la pared de un sólido, llamado adsorbente”, indican desde la firma cosmética Ashes to Life.

La ceniza de carbón activado vegetal es un producto microporoso con gran superficie y posee altas propiedades de adsorción.

Exfoliante en stick, Black Moon de Nusa (28 €), en laconicum.com. Jabón de ceniza exfoliante, de Ashes to Life (18,50 €).

¿Cenizas de carbón vegetal o de carbón activado?

Ambos elementos se derivan de la carbonización, pero el procedimiento por el que se obtienen cada uno es diferente.

La ceniza de carbón vegetal es un producto 100% natural. Se produce por calentamiento de madera o residuos vegetales, hasta temperaturas que oscilan entre 400 y 700 °C. Se realiza en ausencia de aire, obteniendo un material sólido y poroso con un alto contenido en carbono”, explican desde Ashes to Life que lo utiliza en sus cosméticos.

See Also

Por otra parte, el carbón activado es un carbón vegetal que se somete posteriormente a un proceso (que puede ser físico o químico) para aumentar su porosidad y capacidad de adsorción. En la química se pueden utilizar elementos deshidratantes como el cloruro de zinc, que pueden permanecer en el carbón incluso después del aclarado.

 

Mascarilla purificante con carbón vegetal, de Z&MA (24 €), en laconicum.com. Mascarilla facial con carbón, de Le Labo (38,42 €)

¿Qué merece la pena probar?

En resumen, ingerir carbón activado no parece una buena idea. Si su concentración es la adecuada, puede tener efectos secundarios sobre el organismo. Pero si su porcentaje es bajo y se trata de un simple recurso marketiniano del wellness, su efectividad es nula.

Aunque estudios científicos suficientes sobre los efectos de su uso cosmético, este ingrediente se ha utilizado de forma tradicional durante siglos. Entre sus potenciales beneficios estaría su capacidad purificadora, para eliminar toxinas de los poros. Según indica la dermatóloga Melissa Kanchanapoomi Levin en un artículo en la publicación Byrdie: “No es recomendable utilizar carbón junto a otros activos, ya que al limpiarlo adsorbería también los otros ingredientes”. La recomendación es aplicarlos una vez se haya retirado el primero.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


 

VIVIR MEJOR ES POSIBLE

Scroll To Top